Nacionales
Desafío inédito

Los gremios económicos se esfuerzan por consolidar relaciones con el Gobierno

Dirigentes gremiales destacan el diálogo con el Gobierno de Gustavo Petro en sus primeros meses, pese a algunas diferencias.

La llegada del primer Gobierno de izquierda en la Colombia contemporánea ha supuesto un desafío inédito para los gremios económicos del país. Sectores acostumbrados a la transición entre grupos políticos con los que eran cercanos han tenido que gestar una relación de cero que apenas da sus primeros pasos. “Todos estamos aprendiendo, también el Gobierno. Muchas de las personas que están en algunos cargos importantes, por primera vez tienen responsabilidad como funcionarios públicos. Ha sido un periodo de ajuste”, reconoce Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI).

El tiempo para adaptarse, de lado y lado, ha sido escaso. Apenas un día después de su posesión, el Gobierno de Gustavo Petro radicó ante el Congreso de la República la reforma tributaria, la primera prueba de esa relación cuya solidez impacta directamente a los ciudadanos. “Fue un caso muy especial porque evidentemente teníamos una diferencia importante alrededor de la filosofía que había detrás, no tanto el monto o el recaudo, nos preocupaba el efecto sobre la inversión y el empleo”, recuerda el dirigente gremial, uno de los críticos del proyecto que fue aprobado con ajustes derivados de las discusiones.

No todos los reparos se tuvieron en cuenta, como era de esperarse. La reforma que el Gobierno defendió con la bandera de justicia social permitirá recaudar 20.3 billones de pesos en 2023 y un promedio de 20 billones en los tres años siguientes. Más de la mitad de los recursos saldrán de impuestos a las empresas mineras y petroleras, el sector con el que más diferencias ha mostrado la Administración Petro. Esta carga tributaria, según Mac Master, puede reducir las inversiones y causar efectos en el mediano plazo. “Para Colombia es vital poder construir un escenario de autonomía y sostenibilidad energética que permita hacer una transición sin errores macroeconómicos. Eso tenemos que ir ajustándose para que no vayamos a tener una desbandada, por ejemplo, en el año 2025 o 2026″, sostiene.

La tributaria seguirá siendo uno de los temas de debate el próximo año. Entre los gremios habrá puja en la distribución que permitirá adicionar los nuevos recursos. El sector de agricultura, por ejemplo, espera ayudas para contrarrestar el impacto del incremento en el costo de insumos como fertilizantes por la guerra entre Rusia y Ucrania, lo que ha disparado el precio de los alimentos. El sector de las construcciones, por su parte, pide que se mantenga el programa de subsidios para compra de vivienda. “Este programa que nació en el 2015 hoy está demandando 80.000 a 90.000 subsidios por año y eso exige recursos importantes. El Gobierno ha reconocido que es fundamental para el desarrollo económico y la generación de empleo”, señala Edwin Chirivi, presidente encargado de Camacol, la Cámara Colombiana de la Construcción.

Además de la inversión social, los gremios advierten la importancia de blindar la sostenibilidad fiscal del país, como lo planteó el Ministerio de Hacienda en su plan financiero de 2023. “Uno de los grandes desafíos es controlar el gasto y el déficit en un país que tiene compromisos de mantener la regla fiscal, incluida la reducción de la deuda. Allí las señales del Gobierno van a ser claves”, indica Germán Arce, presidente del Consejo Gremial. “Esos recursos [de la reforma] se podrían ir meramente a subsidios, que se vuelven gasto, o a estimular sectores que tengan el potencial de mejorar el ritmo de la actividad económica y aumentar la generación de empleo, como vivienda o infraestructura pública. Hay una diferencia entre si esos recursos se van a inversión o a gasto puro y duro”, añade.

La naciente relación entre el Gobierno nacional y los gremios tendrá que superar el año entrante otro obstáculo. El de las discusiones del paquete de reformas sociales, que incluye la de salud, la laboral y la de pensiones. “Todas son importantes. Sin embargo, realizarlas al mismo tiempo genera un peso sobre el desarrollo económico del país que en un contexto internacional se vuelve mucho más complejo”, opina María Claudia Lacouture, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio Colombo Americana, y de Aliadas, una alianza de asociaciones y gremios.

Lectores: 319

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: