Opinión
Opinión

La campaña en Colombia en "aire y tierra" deja huérfano al ciudadano

La conclusión, es que en más de un centenar de campañas se han copiado fórmulas.

Por Carlos Villota Santacruz, especial para NOVA ( * )

Recorriendo el país, a menos de dos semanas que llegue el día “D”. Es decir, la fecha fijada por el calendario electoral de las elecciones que definirán en las urnas el cambio en Gobernaciones, Asambleas, Alcaldías, Concejos y Juntas Administradoras Locales, es que es una campaña que no responde a la esperanza de los colombianos, sumidos en el desempleo, la inequidad, inseguridad, crisis de movilidad y la alta presencia de migración venezolana. Un hecho, que se comprueba en departamentos como Norte de Santander, Tolima, Valle, Nariño y Bolívar.

Lo más preocupante es que en el caso de Bogotá o Medellín hay más campaña que candidatos. En la recta final del proceso, este fenómeno aniquila un buen trabajo. En el caso del caribe, existen buenos candidatos, sin embargo, los partidos que los avalan se convierten en el problema a superar. Palabras más, palabras menos lo que ha pasado es que la campaña en Colombia: en “aire y tierra” dejan huérfano al ciudadano. El “aire” entendido como las redes sociales y “la tierra” como el territorio.

Prueba de ello, es que muchos aspirantes han cambiado de discurso, propuestas y estrategia. El resultado un sinsabor en la boca. Aunque algunos candidatos tienen carisma, arrastre popular, no tienen disciplina y trabajo. Lo que no han podido entender, es que la gente quiere escuchar, de acuerdo a sus necesidades, pero en dirección de esperanza y solución.

La propuesta de Gobierno, no lo que señala un plan de cientos de páginas que ni los expertos que los escribieron tienen la molestia de leer, sino los pocos temas que la gente necesita saber.

A esta altura de este análisis, saltan temas como la generación de empleo, seguridad, infraestructura, educación, impuestos, programas sociales, proyectos productivos, para quienes viven en las grandes urbes. En el caso del sector rural, seguridad alimentaria, agricultura, naturaleza y pesca. Para eso sirve la investigación, que en nuestro caso como consultor político construidos en varias etapas: antes y durante  la campaña.

La conclusión, es que en más de un centenar de campañas se han copiado fórmulas. Lo que no saben los candidatos, incluso los que se sienten victoriosos es que cada elección es diferente. Cada lugar tiene sus características y cada elector cambia de acuerdo al contexto y los aspirantes. Lo que puede suceder el día “D”. Es que un candidato que no tenía posibilidades de ganar hace 7 meses atrás salga triunfador.

Lo cierto, es que la gente cambia de acuerdo a sus necesidades. También, a partir del trabajo realizado por el Gobernador o Alcalde saliente. Por último, quiero reafirmar que el marketing político y la comunicación está en constante cambio. Esa es su naturaleza. Todo pude pasar el día de elecciones. El que pierde, a la larga es el ciudadano, que levantó un “tsunami de esperanzas”, para mejorar su calidad de vida. Algo no tan sencillo, para quién pasa de ciudadano a Gobernante.

*Consultor político, internacionalista y escritor

Lectores: 346

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: