Mundo NOVA
En Ciudad del Cabo

Empieza en Sudáfrica el funeral de Estado para despedir a Desmond Tutu

La ceremonia para despedir a Tutu, que falleció el pasado 26 de diciembre en Ciudad del Cabo a los 90 años de edad, se ha visto limitada a un centenar de asistentes.

El funeral de Estado para despedir al arzobispo emérito Desmond Tutu empezó hoy en la catedral anglicana de San Jorge en Ciudad del Cabo (suroeste de Sudáfrica), con la presencia de su familia y de figuras destacadas del país.

La ceremonia para despedir a Tutu, que falleció el pasado 26 de diciembre en Ciudad del Cabo a los 90 años de edad, se ha visto limitada a un centenar de asistentes debido a las restricciones por la covid-19.

Además del actual presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, acudieron a este templo -símbolo de la democracia en el país conocido como la «catedral del pueblo» durante el régimen racista del «apartheid»- expresidentes del país, como Thabo Mbeki (1999-2008) y Kgalema Motlanthe (2008-2009).

Asimismo, la ceremonia, oficiada por por el actual arzobispo de Ciudad del Cabo y líder de la Iglesia anglicana del sur de África, Thabo Makgoba, contó con la presencia del rey Letsie III del pequeño reino montañoso de Lesoto y de la activista mozambiqueña Graça Machel, viuda de Nelson Mandela.

Este funeral de Estado cierra una semana de actos celebrados en diferentes puntos del país para despedir a una de las figuras más queridas de la historia de Sudáfrica, incluyendo la instalación de una capilla ardiente durante el jueves y el viernes en este templo, que vio desfilar a cientos de sudafricanos.

Siguiendo los deseos del propio Tutu, quien había pedido que no se gaste dinero innecesariamente en sus funerales, el ataúd es un modelo muy simple de madera.

Asimismo, también siguiendo la voluntad del arzobispo emérito, la ceremonia no incluirá discursos, solo la intervención de Ramaphosa.

Galardonado con el Nobel de la Paz en 1984 por su lucha contra la opresión racial del “apartheid”, a Tutu se le considera una de las figuras clave de la historia contemporánea sudafricana.

Su trayectoria estuvo marcada por una constante defensa de los derechos humanos, algo que le llevó a desmarcarse en numerosas ocasiones de la jerarquía eclesiástica para defender abiertamente posiciones como los derechos de los homosexuales o la eutanasia.

En los últimos años se había mantenido alejado de la vida pública debido a su avanzada edad y a los problemas de salud que arrastraba desde hacía años, entre ellos un cáncer de próstata.

Lectores: 251

Envianos tu comentario