Economía y Empresas
Socialismo del siglo XXI

El dólar sigue subiendo: Petro genera desconfianza, y el mercado no perdona

El siete de agosto, con la asunción del presidente electo, se dará comienzo a la debacle del país.

"Los operadores de mercado van a sentir un efecto de crecimiento en la demanda por parte de unos individuos que se pueden sentir nerviosos ante el nuevo presidente y sus políticas económicas", dijo en junio Isidro Hernández Rodríguez, profesor de Economía de la Universidad Externado de Colombia, a CNN, tras las elecciones de segunda vuelta en las que triunfó Petro.

El día jueves Gustavo Petro dijo que José Antonio Ocampo será su ministro de Hacienda, uno de los nombramientos más esperados de su futuro gabinete, con el que asumirá la presidencia el siete de agosto.

Fue un anuncio clave que ha sido muy bien recibido por diversos sectores, pues la trayectoria de Ocampo es una señal para la economía de mercado y los inversionistas, a la vez que es considerado como un respaldo para el manejo de la agenda progresista de Petro.

Sin embargo, el dólar continuó subiendo.En el mediano plazo, la clave para definir la tendencia del dólar serán los "desarrollos internacionales", mencionó la analista del Scotiabank Colpatria, Jackeline Piraján. "No esperamos que la tasa de cambio baje mucho más de los 3750 pesos" porque "el contexto de tasas más altas a nivel internacional genera un fortalecimiento global del dólar", dijo.

Piraján destacó que "en los últimos días hemos tenido una composición mixta en la que los bancos centrales siguen agresivos, anunciando más subidas de tasas de interés, esto genera que el dólar se fortalezca frente al grueso de monedas internacionales, tanto las de países desarrollados como las de los emergentes".

Pero además, según el programa de gobierno, Petro quiere poner fin al extractivismo gradualmente, y afirma que prohibirá la exploración y explotación de yacimientos no convencionales, detendrá los proyectos piloto de fracking y el desarrollo de yacimientos costa afuera, no dará nuevas licencias para la exploración de hidrocarburos ni permitirá la gran minería a cielo abierto.

La institución de investigaciones económicas Corficolombiana publicó unos días antes de la segunda vuelta, un análisis sobre el impacto estimado de una supuesta suspensión de nuevas exploraciones de hidrocarburos a partir de 2023 y hasta 2027. En ese escenario, el peso colombiano se devaluaría entre 39.9 y 43,7 por ciento para 2027, y la tasa de cambio se situaría entre 5.080 y 7 mil.

Sumado a sus planes socialistas de "reforma agraria y acuaria", "proceso de industrialización democrático y responsable", "justicia tributaria con impuestos progresivos y equitativos", todo parece indicar un futuro oscuro para el país. Tan solo hay que ver al espejo en Venezuela y Argentina.

Lectores: 714

Envianos tu comentario