Economía y Empresas
¡Más caos!

Audiencia del CIDH con el sector empresarial del Valle del Cauca, Cauca y Nariño

El ente ya había confirmado su visita a Colombia hace menos de un mes.

Este martes se realizó, en la Torre de Cali, la audiencia con la comisión del Comisión Interamericana de Derechos Humanos que visita al país. Asistieron representantes del sector empresarial de Cali, Valle del Cauca y Nariño.

Los representantes del Departamento del Cauca no pudieron asistir por encontrarse bloqueada la carretera. La reunión se consiguió gracias a los buenos oficios de la vicepresidente Marta Lucía Ramírez y del embajador de Colombia ante la OEA, Alejandro Ordóñez. La convocatoria y la coordinación se hizo a través de Luis Fernando Ramírez y Eugenio Trujillo.

Quien presidió la audiencia y recibió los testimonios fue el comisionado Roberto Bravo, funcionario del CIDH con sede en Washington. Fueron escuchadas 24 personas de diferentes gremios empresariales, quienes en forma resumida y en exposiciones concretas, presentaron en forma clara y contundente la realidad de la región, ante la arremetida terrorista y destructora de la economía que viene haciéndose en todo el país.

Las siguientes fueron las denuncias hechas durante la audiencia:

  1. Presentación: se dejó muy en claro que lo que está aconteciendo en Colombia no es ninguna protesta pacífica, sino una manifestación terrorista y subversiva, cuya finalidad es destruir la economía, multiplicar los problemas sociales, derrocar al Gobierno y someter al país en los designios de una minoría violenta, misteriosa y desconocida. Nadie sabe quiénes la conforman, quienes los han nombrado, ni a quienes representan, y por tanto carecen de cualquier legitimidad. Se puso de presente que están violando los más elementales derechos de la inmensa mayoría de los colombianos que son respetuosos de la ley. También se dejó claro que todos respetamos el derecho legítimo a la protesta pacífica, pero que esto que padecemos no corresponde a eso en absoluto.
  2. Sectro avícola: pérdidas económicas inmensas de su sector por causa de los bloqueos, por la imposibilidad de transportar miles de toneladas de alimentos desde Buenaventura hasta sus plantas de producción, y por la muerte de miles de aves por falta de alimentos. El pollo y el huevo producidos no han podido salir de las granjas porque las carreteras están bloqueadas en toda la región, e inclusive algunas plantas productoras fueron cercadas por los manifestantes durante muchos días, impidiendo que entren y salgan los trabajadores, los alimentos de las aves y el pollo y el huevo producidos, generando un enorme desabastecimiento en todo el país.
  3. Sector de transporte de pasajeros: todo el transporte intermunicipal está paralizado, que en Colombia se movilizan cerca de 600 millones de pasajeros por año, y ese derecho a la movilidad está siendo coartado por una protesta que no es pacífica. Los buses han sido vandalizados en las carreteras con sus pasajeros a bordo, lo cual es un crimen, y actualmente el transporte de pasajeros está totalmente paralizado en la región.
  4. Sector de transporte de carga: la situación del puerto de Buenaventura, por donde entra y sale el 60 por ciento del comercio exterior del país. Algunos conductores de camiones se han atrevido a mover sus mercancías a pesar de los bloqueos, para lo cual las empresas han tenido que dotarlos con chalecos antibalas y adoptar medidas de seguridad extraordinarias para evitar el hurto y el saqueo de las mercancías transportadas.
  5. Comerciantes de Nariño: su departamento está secuestrado hace más de un mes, pues la única carretera que los comunica con el resto de Colombia está bloqueada y han sido expuestos a constantes racionamientos de gasolina, gas, alimentos, drogas, material médico y quirúrgico, pues todo eso les llega por medio del transporte terrestre.
  6. Cajas de compensación familiar: fueron víctimas de vandalismo, habiéndose destruido varios centros médicos donde fueron robados los equipos de atención al público. Muchas droguerías fueron totalmente destruidas, al punto que se robaron hasta las estanterías. También fueron vandalizados, destruidos e incendiados dos colegios donde estudiaban 1800 niños que ahora no tienen centros educativos dónde estudiar. Igualmente, algunos supermercados también fueron saqueados y destruidos.
  7. Sector hotelero: los gravísimos hechos del Hotel La Luna, que fue destruido, incendiado y posteriormente saqueado. Todos los elementos como televisores, neveras, camas y colchones fueron robados por la turba enardecida. A los bomberos que acudieron a apagar el incendio no les fue permitido pasar, lo cual solo pudieron hacer después de 4 horas de haber comenzado la conflagración. También fueron destruidos 14 locales comerciales que hacen parte de las instalaciones del hotel, y muchos otros locales del sector comercial aledaño.
  8. Sector comercial del centro de Cali: hay cerca de 1500 locales comerciales y se generan decenas de miles de empleos, denunciaron el saqueo, la destrucción y el vandalismo de cerca de 200 de esos locales, algunos de los cuales fueron incendiados y completamente destruidos.
  9. Sector de las confecciones: sus negocios están paralizados desde hace un mes, que no pueden recibir materias primas por el cierre del puerto de Buenaventura, ni de sus otros proveedores en Bogotá, Medellín y Barranquilla. Tampoco han podido cumplir sus compromisos de exportación, por lo cual las pérdidas son millonarias, teniendo en cuenta que el valor pagado por el bodegaje de los contenedores en el puerto de Buenaventura, después de algunos días, termina siendo más costoso que el valor de las mercancías que contienen.
  10. Cámara de comercio Colombo-Americana: las que están establecidas en Cali están a punto de entrar en quiebra, perdiéndose al menos 5 mil empleos directos. Con esta situación, lo más grave es que la inversión extranjera en Colombia, que genera mucho empleo y grandes recursos económicos para el país y para la región, entra en estado de pánico y esas empresas terminan trasladando sus operaciones a otros países.
  11. Sector de insumos medicos: sus plantas de producción en Cali tampoco han podido recibir materias primas, ni despachar sus productos para el sector de la salud, pues no hay vías para ello. Una de esas empresas acaba de cerrar su operación en Cali, dejando sin empleo a 450 personas.
  12. Gremios empresariales del Cauca: no pudieron llegar a Cali por causa de que la carretera entre Popayán y Cali está cerrada desde hace más de un mes, y en particular en ese día fue imposible viajar entre las dos ciudades. Están secuestrados en su departamento y no pueden salir a ninguna parte por las carreteras, ni comercializar sus productos, ni abastecerse de materias primas, pues todas las carreteras están bloqueadas por los cabildos indígenas y por el CRIC, que se han convertido en verdaderos dictadores de la región.
  13. Grave afectación al empleo: se ven obligados a cancelar decenas de miles de puestos de trabajo. Por causa de la pandemia que nos afecta a todos, ya se habían perdido muchos de ellos, pero con la situación actual se le da un puntillazo final al sector empresarial, que es el que más crea empleo, el que más paga impuestos, el que sostiene al Estado, y el que brinda más garantías de progreso y verdadera solución de los problemas sociales.
  14. Exigencia para incluir estos testimonios: se le exigió a la comisión del CIDH incluir todos estos testimonios, que contemplan la cruda realidad de la sociedad de Cali y del sector productivo del suroccidente colombiano, para que en el informe que saldrá la semana entrante queden consignadas nuestras denuncias. Con seguridad que la mayoría de las que fueron recibidas por la comisión fueron hechas por la alcaldía de Cali, por grupos violentos al margen de la ley y por colectivos de la izquierda radical, que pretenden desacreditar y señalar como criminales a los integrantes de la Policía Nacional, del Ejército y de las Fuerzas Armadas, que han defendido con valor a la ciudadanía de los abusos del crimen organizado que lidera las protestas violentas que estamos presenciando. Esto, a pesar de haber recibido la orden expresa y pública de la alcaldía de Cali y de la Gobernación del Valle, para no impedir que los grupos terroristas vandalizaran muchas de las ciudades de la región, como Palmira, Yumbo, Jamundí, Tuluá, Buga, Cartago, Buenaventura y otras.
Lectores: 346

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: