Mundo NOVA
Nuevas provocaciones

Armenia intenta violar la firma del acuerdo de paz con Azerbaiyán

El 12 de septiembre de 2022, comenzando desde la noche, las unidades de las fuerzas armadas de Armenia realizaron provocaciones a gran escala en las direcciones de Dashkasan, Kalbajar y Lachin de la frontera estatal con Azerbaiyán.

El 12 de septiembre de 2022, comenzando desde la noche, las unidades de las fuerzas armadas de Armenia realizaron provocaciones a gran escala en las direcciones de Dashkasan, Kalbajar y Lachin de la frontera estatal con Azerbaiyán.

Según la información proporcionada por el ministerio de Defensa de la República de Azerbaiyán, los grupos de sabotaje de las fuerzas armadas de Armenia, utilizando el relieve montañoso y las quebradas existentes de la zona, realizaron la plantación de minas terrestres en distintas direcciones que abarcan las zonas entre las posiciones de las unidades del Ejército de Azerbaiyán y las carreteras de suministro.

Asimismo, las fuerzas armadas de Armenia abrieron fuego intenso con distintos tipos de armas, incluyendo morteros, contra las posiciones del Ejército de Azerbaiyán en las regiones de Dashkasan, Kalbajar y Lachin. Como resultado, hay bajas entre el personal de las fuerzas armadas azeríes y se generaron daños a la infraestructura militar.

Para prevenir nuevas provocaciones por parte de las fuerzas armadas de Armenia y amenazas militares contra el territorio y la soberanía de Azerbaiyán, para garantizar la seguridad del personal militar, incluyendo a los trabajadores civiles que participan en las actividades de infraestructura en el territorio de las regiones de Kalbajar y Lachin; se impidió la expansión de las hostilidades militares y las unidades del Ejército Azerbaiyano desplegadas en esta dirección adoptaron las medidas definitivas de represalia para silenciar los puntos de disparo de las fuerzas armadas de Armenia.

Además, la información difundida por Armenia sobre el supuesto ataque a civiles, instalaciones e infraestructuras por parte del Ejército Azerbaiyano no refleja la realidad y constituye una desinformación más.

En general, durante el último mes, las provocaciones de las fuerzas armadas armenias en dirección a las regiones de Lachin, Gadabay, Dashkasan y Kalbajar de la frontera estatal, y los casos de disparos con varios tipos de armas hacia las posiciones del Ejército Azerbaiyano en esas regiones, fueron intensivos y sistemáticos.

Al mismo tiempo, el aumento en la militarización de Armenia a lo largo de las fronteras de Azerbaiyán y el despliegue de equipo y armas pesadas en la región indicaban que Armenia estaba preparándose para una provocación militar a gran escala.

Muestra de ello también son los retrasos en el proceso de normalización bajo diversos pretextos por parte de Armenia, la muestra de una posición destructiva en las negociaciones llevadas a cabo con los esfuerzos internacionales, la negativa a retirar las fuerzas armadas armenias del territorio de Azerbaiyán violando sus obligaciones en virtud de las declaraciones trilaterales y acuerdos alcanzados, la continuación de la plantación de minas terrestres, incluso la reciente colocación de minas de fabricación armenia en Lachin.

Además, la manifestación de nuevas condiciones y la interrupción del proceso de apertura de las rutas de comunicaciones y transporte, así como, la no respuesta a la agenda de paz, parecieran demostrar que Armenia no está interesada en el proceso de paz.

La siguiente agresión de la parte armenia contra Azerbaiyán es una violación flagrante de las normas y principios fundamentales del derecho internacional, así como de las disposiciones de las declaraciones trilaterales firmadas entre los dirigentes de Azerbaiyán, Armenia y la Federación de Rusia, y de los acuerdos alcanzados entre Azerbaiyán y Armenia. Estas medidas de Armenia son completamente contrarias al proceso de normalización y paz en curso.

En el momento en que Azerbaiyán está ejecutando obras de restauración y construcción a gran escala en estos territorios liberados de la ocupación, Armenia, una vez más, recurriendo a la agresión, demostró que busca obstaculizar este proceso de todas formas.

Nuevamente, la responsabilidad por las provocaciones, los enfrentamientos y las pérdidas de vidas humanas causadas recae en los dirigentes militares y políticos de Armenia.

Lectores: 153

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: