NOVA Show
Llevar a música en la sangre

Palín Sosa, el baterista de Los nocheros que recorre el mundo llevando consigo el reconocimiento de sus pares

Gracielo Le Due (director de cine), Andrea Charras (actriz), Palín Sosa (baterista de los nocheros) y Noël Gibelli (directora NOVA Córdoba).
El baterista recién llega de gira y, mientras se prepara para volver a partir, descansa y practica en el estudio de Gracielo Le Due.
Proveniente de una familia de músicos, Palín cuenta que ensayaba con todo tipo de instrumentos.

Por Noël Gibelli, especial para NOVA

Palín Sosa, baterista de los nocheros, está recién llegado de la gira y pronto a volver a partir, pero se hizo un lugar en su agenda para dialogar con Noël Gibelli, Directora de NOVA Córdoba, en una entrevista íntima y profunda en el estudio del baterista y director de cine Gracielo Le Due.

El cordobés, cuya tonada no es tan marcada, tal vez producto de sus raíces compartidas con familiares entrerrianos, habló sobre su arte y cómo nació ese apego por él

¿Cómo se despierta en vos el amor por la música?

Vengo de una familia de músicos y como en casa se ensayaba con todo tipo de instrumentos, tuve la posibilidad de relacionarme con la batería. El primer elemento de percusión que tuve fue un bombo legüero, a los once años mi mamá le pidió a mi padre que me comprara una batería porque realmente la necesitaba.

¿Cómo se llamó tu primera banda?

Mi primera banda fue “Savia Nueva”. Con mi hermano Leo tocábamos en peñas de escuela, en bares, después llegaron los teatros. Éramos teloneros de la banda “Posdata”, de mi hermano Horacio, que realmente funcionaba muy bien y convocaba mucha gente. Hicimos la despedida de su banda en el Pabellón universitario y fue impresionante, una experiencia inolvidable, yo toqué la batería con trece años y fue mi primer gran teatro con sonido súper pro. Luego formé parte de otras bandas con diferentes estilos de música, entre ellas el cuartero. Todo ha sido de un gran aprendizaje.

¿Qué bateros han sido de inspiración para vos?

Sin lugar a dudas, “Los Beatles” han marcado la música, su baterista es uno de los más creativos del mundo, Ringo Starr. Han modificado la música, el cine, el arte en general. Todas las bandas reconocidas han tenido bateristas increíbles, en el mundo, en el país y en la provincia de Córdoba.

¿Hay un arquetipo del baterista?

Si, uno no deja de pensar en cosas que podrías estar tocando con el instrumento. Mi mujer y mis amigos son testigos de que podemos estar hablando de cualquier cosa y yo estoy pensando en algo que podría estar tocando en la batería, me pasa de pensar en cosas que estoy creando o que podría cambiar o mejorar en mi instrumento.

¿Sos músico cesionista?

Sí, hasta el día de hoy grabo con varios técnicos de estudio, entre ellos el Turco Saba, que es muy conocido acá en Córdoba y quién me comentó que Los Nocheros estaban buscando baterista. Fué quien me recomendó. Me llamó el director de la banda, yo preparé cinco temas de ellos, fui a Salta y volví sin saber aún si ya estaba seleccionado. Cuando me llamaron, me contaron cómo era el trabajo y la paga. En el año 2004 ingresé en la banda y gracias a ellos conocí lugares que jamás me hubiese imaginado conocer.

¿Cuál fue el lugar más curioso en el que te presentaste?

Jamás me imaginé tocar folclore argentino, con Los nocheros en una Iglesia de Londres, donde se hacían conciertos. En ese lugar ha tocado por ejemplo Elton John. Nosotros nos presentamos para el público argentino, uruguayo, chileno, colombiano y ahí tomamos conciencia de la necesidad que tenemos de encontrarnos cuando estamos viviendo fuera de Latinoamérica. “Los Nocheros” son conocidos en todo el mundo, es impresionante, hemos tocado en España, en Australia, en Estados Unidos y en cada rincón de Latinoamérica. En septiembre vamos a volver de gira a Estados Unidos, es una experiencia impresionante, uno piensa “que bárbaro”. Todos los lugares que he llegado a conocer gracias a la música, a lo que me he esforzado, a lo que yo soñé.

¿Cómo ensamblás la familia con la profesión?

Cuando comencé con el cuarteto tuve la experiencia de viajar pero a un nivel más local, por la provincia y el país. Con Los Nocheros fue diferente porque viajamos por Argentina pero por todos los países del mundo. En aquel momento, mis hijos Cande y Antonio, que hoy tienen 27 y 22, eran chiquitos y yo estaba separado de su mamá, y tenía que combinar el trabajo de la gira con el trabajo de acá. Hace veinte años que doy clases de batería en “La Colmena” , los buscaba y nos organizábamos para poder hacer todo. Lo más importante para mí fue ver nacer a mis hijitas más pequeñas, pero a veces puede ocurrir que uno llegue un día después a un cumpleaños. A veces lo que no te mata te hace más fuerte.

Palín contó lo importante que son los viajes para el trabajo, aunque también destacó lo lindo de llegar a casa y tener un tiempo propio para ordenarse. Su mujer, la bellísima y talentosa actriz cordobesa, Andrea Charras, comenta entre risas que el orden es una característica de los bateristas.

¿Cómo es el “gremio” de los bateristas?

Es el más sano que hay. Muchos guitarristas internacionales vienen a dar clínicas y lo dicen abiertamente. Somos muy unidos, yo soy amigo del baterista de La Sole, el de Luciano Pereyra,Abel Pintos, Luis Miguel. Hay un hermoso reconocimiento y una gran camaradería. En las giras somos cuatro o cinco en el mismo hotel o en hoteles cercanos, y nos encanta juntarnos a compartir. Somos una comunidad.

¿Te queda algún sueño por cumplir?

Sí, a mí me gustaría en algún momento tener la satisfacción personal de mi propia banda, la tuve en algún momento, pero me gustaría volver a vivir esa experiencia y girar por todo el país y el mundo con un estilo pop rock, un poco de música brasileña, jazz, una fusión. Me gustaría cantar más, hacer versiones propias de covers. Me encantaría tocar con Luis Miguel porque a mí me gusta, pude entablar amistad con el baterista. Me encantaría también hacer algo en conducción junto a mi mujer.

¿Cómo puede uno formarse en la batería?

Primero tenés que sentarte, diferenciar bien los cuerpos de la batería, saber con qué elementos se arma un ritmo con la batería: el bombo, el redoblante y el hi hat. Los tres elementos fundamentales, lo demás puede esperar. Eso se maneja en las primeras clases, en dos clases y dependiendo del alumno ya podes marcar un ritmo.

¿Qué le diría el hombre adulto que sos hoy a ese niño de once años que comenzaba a conocer la batería?

Hay algo muy concreto que le diría: “Que se preocupe menos, que trate de ser más feliz”

Palín dejándonos a todos una enseñanza maravillosa.

Agradecemos a Gracielo Le Due por el material audiovisual y a Cristian Parra Prensa

Lectores: 351

Envianos tu comentario