Nacionales
El mundo al revés

Indignación por reducción de penas de cárcel a violadores que hagan trabajos y estudios

ejiendo manillas, aretes y collares es, precisamente, como pasa los días Luis Alfredo Garavito en la cárcel La Tramacúa, en Valledupar.

De las más de 122.000 personas que están detenidas en las cárceles del país, ya sea sindicados o condenados por un delito, el 78,8 por ciento realiza hoy actividades de trabajo y estudio con el fin de redimir su pena y disminuir el tiempo en prisión.

Según esa estadística, la actividad con la que la mayoría de detenidos redime su condena es con los telares y tejidos. Esa labor abarca la elaboración de bolsos, aretes, pulseras, hamacas y chinchorros o la confección de uniformes. Con esa actividad, 10.707 presos intentan reducir su tiempo en la cárcel.

Tejiendo manillas, aretes y collares es, precisamente, como pasa los días Luis Alfredo Garavito en la cárcel La Tramacúa, en Valledupar. Garavito es el mayor violador y asesino de niños en Colombia, quien confesó los homicidios de por lo menos 140 niños, cometidos entre 1992 y 1999.

A Garavito, que hoy tiene más de 60 años, se le atribuyen por lo menos 200 casos de menores de edad abusados sexualmente y asesinados. En su contra hay varias condenas por las que paga más de 50 años de prisión.

De los 96.384 presos que hacen alguna actividad para reducir su tiempo en detención, 46.839 lo hacen con trabajo. De ese total, 37.049 están condenados y 9.790, sindicados. En todo caso, es un juez el que determina si el tiempo que trabajaron o estudiaron sirve para obtener una rebaja, tras recibir en audiencia los certificados del Inpec.

Lectores: 127

Envianos tu comentario