Nacionales
Producto de un ataque a un oleoducto

Culpan al ELN de la pérdida de uno de los balnearios turísticos más importantes del Catatumbo

El fluido se vertió sobre el río Tibucito, que irriga las cascadas de este balneario natural, considerado el destino preferido de esta población durante Semana Santa. (Dibujo: NOVA)

El rincón de aguas cristalinas, llamado Pozo Azul, que baña las cálidas tierras del municipio de Tibú,  al Norte de Santander, agoniza debido a un derrame de crudo provocado a principios de esta semana por guerrilleros del Eln.

El fluido se vertió sobre el río Tibucito, que irriga las cascadas de este balneario natural, considerado el destino preferido de esta población durante Semana Santa.

Esta infraestructura petrolera, que recorre 328,3 kilómetros de longitud, ha sufrido un total de 14 ofensivas: ocho se han registrado en el departamento de Arauca y seis, en Norte de Santander.

En una sala de crisis, con delegados del Ministerio de Ambiente y la Corporación Autónoma de la Frontera Nororiental, las autoridades analizaron la magnitud del daño y evaluaron el plan de respuesta por parte de Ecopetrol y la Gobernación de Norte de Santander.

Lectores: 752

Envianos tu comentario