Nacionales
En veremos

Le negaron el ingreso a la Justicia Especial para la Paz al empresario Fabio Simón Younes

Poco después de la captura del guerrillero Santrich, Younes pidió que en su caso se tramitará una extradición exprés hacia Estados Unidos.

Por no encontrar nada que indique que el empresario Fabio Simón Younes -uno de los señalados socios de Jesús Santrich en su supuesta conspiración para enviar cocaína a Estados Unidos-  colaboró con las Farc, la Corte Suprema de Justicia se abstuvo  de enviar su expediente a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), donde el empresario había pedido cupo.

Poco después de la captura del guerrillero Santrich, Younes pidió que en su caso  se tramitará una extradición exprés hacia Estados Unidos -país que lo requiere por narcotráfico-, pero luego cambió de opinión y pidió ser admitido en la JEP, sistema judicial que investiga, juzga y sanciona los delitos del conflicto armado.

La defensa de Younes argumentó que en el señalamiento de Estados Unidos a su cliente, para solicitarlo en extradición, indicaba que el empresario era “miembro activo de las Farc” y que se requería para ser juzgado “como miembro militante que colaboró activamente con las Fuerzas Armadas Revolucionarias”.

Sin embargo, la Corte Suprema rechazó el argumento de la defensa del empresario. El magistrado José Fancisco Acuña consideró que “tal presupuesto, por el momento, no se encuentra acreditado”. Dijo que de lo argumentado por la defensa de Younes no se puede extraer “con certeza” que él “reúne la exigencia de carácter personal para que se active la competencia de la JEP”.

En su decisión,  la Corte Suprema envía un oficio a la oficina del  Alto Comisionado para la Paz y a las secretarías de la JEP para que informen si Younes “fue identificado como miembro de las Farc en el listado suministrado por sus representantes”.

Además solicitó a la Fiscalía que informe si el empresario ha sido “investigado, juzgado o condenado” por conductas relacionadas con narcotráfico, lavado de activos o concierto para delinquir.

Lectores: 129