NOVA Salud
Día Latinoamericano para la Prevención

Especialistas advierten sobre la importancia de consultar ante quemaduras

Cada vez son más las alternativas que da la ciencia en el campo de los sustitutos de la piel. (Imagen ilustrativa).

El 26 de octubre es el Día Latinoamericano para la Prevención de las Quemaduras, lesiones que pueden ser de gran gravedad y dejar secuelas tanto funcionales como estéticas.

Por eso es muy importante hacer todo lo que esté al alcance de cada uno para prevenirlas, sobre todo en lo que tiene que ver con esas pequeñas cosas cotidianas como dejar el mango de una sartén al alcance de la mano, algo sumamente peligroso más que nada por los más chicos.

“En este sentido, desde el punto de vista de la prevención, lo más importante es eliminar la causa, el riesgo de quemadura o bien neutralizarla. Por ejemplo, si se está derramando agua hirviendo hay que, primero, quitar la olla y segundo poner agua fría para contrarrestar. Además, es importante colocar crema con sulfadiazina de plata y por supuesto ir al Hospital con cierta tranquilidad”, explicó el Dr. Rodolfo Cucchiani, jefe del servicio de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética del Hospital Universitario Austral de Argentina.

Esta “cierta tranquilidad” a la que hace referencia el especialista –también director del Centro de Heridas Crónicas- sólo debe ser alterada si lo que se quemó es la vía aérea por humo o fuego directo, en cuyo caso la situación se convierte en una urgencia. 

Por su parte, las quemaduras eléctricas comprenden otro grupo cuya urgencia tiene otros parámetros que tienen en cuenta el tiempo que estuvo en contacto el paciente con la corriente o la zona por donde ingresó.

“En todos los casos, en la medida que sea posible, es conveniente hacer la consulta médica, más allá de que todo dependerá del grado de quemadura, su extensión y la causa que lo provocó. Y como es difícil para un familiar saber qué es más urgente, se recomienda hacer la consulta aunque sólo sea para enseñar a la curación”, refirió el Dr. Cucchiani.

Un dato clave es que las quemaduras se clasifican según extensión y profundidad, y que cada vez son más las alternativas que da la ciencia en el campo de los sustitutos de la piel y en la piel cultivada.

“Sin embargo, cultivar piel lleva tiempo y mientas tanto hay que cubrir al paciente con sustitutos que anteriormente eran derivados del cerdo por su escaso rechazo, pero que actualmente se basan en membranas que estimulan la regeneración de la porción profunda de la piel para colocar al final el injerto o piel cultivada como última capa. En este sentido, se trata cada vez más de evitar la extracción de injertos cutáneos propios del paciente”, concluyó el especialista. 

Lectores: 414