Turismo

Uno de los más grandes descubrimientos arqueológicos del mundo, hallado en Ecuador

Las ruinas, presuntamente Incas, encontradas en las profundidades de la selva amazónica ecuatoriana, podría ayudar al hallazgo del codiciado "Tesoro de los Llanganates".

El diario británico The Telegraph indicó que un grupo de exploradores ecuatorianos, británicos, franceses y norteamericanos asegura haber encontrado ruinas, presuntamente Incas,  en las profundidades de la selva amazónica ecuatoriana, en la zona del Parque Nacional Llanganates, y se cree que este descubrimiento podría ayudar al hallazgo del codiciado "Tesoro de los Llanganates".

La estructura descubierta consiste en una pared, con una pendiente de 60 grados, que concluye en una planicie donde fueron hallados diferentes artefactos de uso humano, lo que según los investigadores “permitirá resolver varios de los misterios de Suramérica y debe considerarse uno de los más grandes descubrimientos arqueológicos del mundo”, según explicó el equipo de investigadores.

Esta investigación, así como otras realizadas en la zona Andina, llevan a creer a los científicos que pudo tratarse del mausoleo de Atahualpa, que alberga el Tesoro de los Llanganates, un fastuoso botín de oro y otras riquezas reunidas como pago por la liberación del último Inca del Tahuantinsuyo.

Benoit Duverneull, uno de los investigadores franco-americanos, asegura que este puede ser “uno de los más importantes descubrimientos arqueológicos de la historia, porque no se han descubierto estructuras de ese tamaño en este lado del planeta, aunque existen posibilidades de que pueda ser una formación de rocas extremadamente inusual”.

Sin embargo, el científico no ha descartado que el hallazgo pueda guardar relación con la cultura Panzaleo, que estuvo establecida unos 600 años A.C., o bien el pueblo Cañari, quienes eran rivales de los Incas y unieron fuerzas con los Españoles durante la conquista.

Por otra parte, el investigador británico, Bruce Fenton, cree que las ruinas pueden datar de épocas anteriores a estas civilizaciones, y considera que el sitio una vez albergó una ciudad, construida para capitalizar el oro hallado en los ríos de la región, y que todas las ruinas podrían llegar a ser del tamaño de Machu Picchu, en el sur del Perú.

El equipo multinacional encontró las ruinas en una región remota en el centro del Ecuador, de donde ya han desenterrado una estructura de 80 metros de longitud por 80 metros de ancho, construida con cientos de bloques de roca de 200 toneladas. Las investigaciones están en la etapa inicial, y las teorías sobre el sitio varían, informó el diario inglés The Telegraph.

Lectores: 115